Hermandad de San Cristóbal Mártir

Los primeros datos sobre la existencia de nuestra Hermandad están fechados en el siglo XVIII, concretamente del 11 de Mayo de 1724.

Este documento no pertenece a nuestra Corporación y, se encuentra en el Archivo de Protocolo de Sevilla, tratándose de una escritura notarial, firmada por el notario apostólico D. Diego Daza de la Barrera y Peña. En ella nos habla de unos tributos a favor de una capellanía y, trascrito literalmente dice así:

“La propiedad de unas tierras con dos pies de olivos en el sitio del Pino que linda por una parte con viñas de D. Cristóbal Martín Recio y tierra calma de D. Francisco Carreño y tierras de la COFRADÍA DE SAN CRISTÓBAL ”.

Teniendo en consideración los graves problemas surgidos en el Señorío de Burguillos en ese primer tercio de siglo, se deduce que la Cofradía de San Cristóbal, tal como se denomina, poseía un considerable y extenso patrimonio.

Hasta ahora no se conoce una fecha exacta de su fundación, pero el 8 de Octubre de 1716 y, en la visita que hizo a Burguillos el contador de fábrica del Arzobispado D. Alonso Joseph Aguilar, al levantar acta de todo lo concerniente a la Iglesia Parroquial y a las Hermandades y cofradías, no menciona en ningún momento a la de San Cristóbal Mártir.

Por lo tanto si se puede establecer un periodo de fundación comprendido entre el 8 de Octubre de 1716 y el 11 de Mayo de 1724.

Sobre la desaparición de la Hermandad se desconoce la fecha y el motivo que la desencadenó, pero lo que sí es cierto, que Él, forma una gran parte de la historia de este pueblo, siendo además un elemento de gran importancia en la vida de todos los habitantes de Burguillos.

Dando un gran salto en el tiempo, nos trasladaremos a la década de los setenta, donde un grupo de devotos comienzan a trabajar sin descanso, para que el Patrón de los burguilleros procesione por las calles de la localidad, derramando su gracia y bendición a todos los que a Él se acerquen.

Los comienzos, como suele ocurrir casi siempre, fueron muy difíciles. Pero como la fe mueve montañas, estos hombres de condición humilde lograron su objetivo procesionando a San Cristóbal Mártir por las calles de Burguillos.

De esta forma pasaron algunos años, hasta que reunidos en la Iglesia Parroquial el día 22 de Noviembre de 1971 y, en número de setenta personas y, con la asistencia del Párroco D. Alejo Sáez Yerga, se aprueba la consolidación como tal de la Hermandad de San Cristóbal Mártir.

En esa misma asamblea vio la luz la primera Junta de Gobierno que estaba constituida por las siguientes personas:

  • D. Daniel Silva Antón (Hermano Mayor).
  • D. Fernando Escobar Ruiz (Teniente Hermano Mayor).
  • D. José González García de Casasola (Secretario primero).
  • D. José Rodríguez García (Secretario segundo).
  • D. Fernando Torrado Valdés (Tesorero primero).
  • D. José Luis Juan Guerra (Tesorero segundo).
  • D. Cecilio Pérez Muñoz (Fiscal).
  • D. Manuel López Olmedo (Vocal).
  • D. Rafael Ruiz Santana (Vocal).
  • D. Francisco Márquez Ventura (Vocal).
  • D. Pablo Téllez Pérez (Vocal).
  • D. Juan Manuel Pérez Sánchez (Vocal).
  • D. Manuel Jesús Juan Guerra (Vocal).
  • D. Jacinto Rosas Sancha (Vocal).
  • D. Fernando Zamora Martín (Vocal).
  • D. Antonio Enamorado García (Vocal).

Todos ellos, de entre los cuales algunos ya han partido para la Casa del Padre, fueron los encargados de elaborar los cimientos de la Hermandad que todos conocemos hoy.

El tiempo pasa y, 1975 fue año de vital importancia para la vida de esta Corporación, ya que se tomaron dos decisiones de gran envergadura. Una deellas fue la adquisición de un paso para San Cristóbal Mártir, ya que hasta ese año se estaba haciendo uso de uno prestado. La otra, de mayor trascendencia sicabe fue la incorporación a nuestra Hermandad de la antigua y bellísima imagen que fue laTitular y Patrona del hoy desaparecido convento de la Orden Tercera de San Francisco del Sancti Spíritus del Monte, Nuestra Señora del Valle. La Imagen de la Santísima Virgen, llegó a la Iglesia de Burguillos tras la clausura del anteriormente mencionado convento, fechándose aproximadamente en la primera década del siglo XIX.

Por esa época, comienza además a celebrarse la que hoy día es una de las tradiciones más singulares e identificativas de Burguillos, la Bendición de vehículos. Dicha bendición tiene lugar a medida que transcurre la procesión de San Cristóbal Mártir. A principios del mes deJulio, donde desde el jueves hasta el domingo de esa misma semana tiene lugar la feria de Nuestro Patrón. Son sólo cuatro días pero muy intensos, en los que se aprecia una mezclan de sentimientos. Pero cuando amanece ese sábado de bendiciones, los vecinos comienzan a arreglar sus vehículos, y a prepararse para procesionar tras el SantoPatrón. Al caer el día San Cristóbal sale en procesión envuelto en aplausos, “vivas” y lagrimas contenidas, lagrimas de emoción por verlo de nuevo recorriendo las calles de nuestro pueblo, ¡acompañado por esos compases de clarinetes y tambores!, pero ya va llegando ese momento tan esperado de la procesión. Es un momento muy especial, cuando se acerca el Patrón de los conductores a la plaza del ayuntamiento dejando detrás la calle de la fuente y se introduce en la calle real, a todos los presentes nos da un vuelco el corazón al escuchar ese cambio de marchas, esas mecidas al compás, que sus costaleros con tanto esmero le procesan, parece como si se moviese sólo, y ese susurro del capataz dando ánimos a sus costaleros y halagando a estos hombres que llevan el peso de tanto siglos de historia.

La gente se arremolinan expectantes, es tal el silencio que sólo se escucha la música y el rozar en el suelo de las zapatillas de los costalerosal mecer a San Cristóbal, con pasos seguros y bien definidos van avanzando poquito a poco, en la cara del Patrón se observa un brillo especial, ya ha llegado a la plaza del ayuntamiento, los sentimientos contenidos se hacen notar, rompiéndose ese silencio en aplausos, San Cristóbal junto al niño de Dios que porta en su hombro derecho, están preparados para recibir y darle la bendición a esos vehículos que forman parte de ese gran Desfile de Vehículos, desde turismos, motos, camiones para la recogida de basura, ambulancias, autobuses, etc. todos serán bendecidos por San Cristóbal desde encima de su paso y por el párroco el cual impregnará a los cochescon agua bendecida. Al pasar todo conductor será obsequiado con un detalle por parte de la Hermandad de San Cristóbal Mártir, será un grato recuerdo para el conductor que pase con su coche. Todo esto se desarrollará al son de la música que se dejará oír de entre el ruido de los motores. Una vez finalizado el desfile, se continuará el recorrido procesional, hasta que San Cristóbal haga la entrada en la iglesia, despidiéndolo hasta el año próximo con un emotivo ¡VIVA SAN CRISTÓBAL!.

En los primeros años de celebrarse la bendición, sólo concurrían a ella las personas afincadas en nuestro pueblo, pero poco a poco ha ido aumentando el volumen de asistencia, llegando desde muchos puntos de la provincia de Sevilla e incluso de varios lugares de la geografía andaluza.

 A principios de los años ochenta y por ser San Cristóbal Mártir Patrón de los conductores, la Junta de Gobierno que por aquellos entonces regia la vida de la Hermandad, decidió organizar un Acto de Culto que guardase relación con el patronazgo que nuestro Titular ejerce. Por ello empezó a celebrarse la ya tradicional Misa del Cruce. Dicho acto se viene celebrando en la parte trasera de un camión al mismo pie de la carretera. Al amanecer el día, los miembros de la hermandad despiertan tras un fluir de cohetes que estallan en elcielo. Lo que al principio es un frío y desolado camión se convierte tras muchos arreglos en un precioso altar, con una réplica de la imagen de San Cristóbal presidiendo en todo momento la misa. Ya se disponen los músicos para protagonizar el pasacalles por nuestro pueblo, para alertar a los vecinos que pronto empezará la Solemne Función. El cura junto a sus monaguillos comienza a ofrecer la misa desde encima del camión a todos los feligreses que escuchan con devoción, recordando las imprudencias que se cometen al volante, costándole la vida a tantas personas. Y en eso se escucha al coro de la hermandad protagonizando preciosas letras todas referidas a nuestroPatrón y en especial la popular canción de “precaución amigo conductor”, que expresa el sentimiento de una familia que le pide a su padre que no corra con el coche, que lo esperan con cariño y que tenga mucha precaución al volante.

 Cada vez son más las personas que al pasar por la carretera se paran para escuchar misa. Cuando el cura alza el cáliz se escucha una corneta que da unos cuantos toques y a continuación comienzan a sonar todos los instrumentos musicales, los corazones laten más fuertes, la emoción nos enmudece.

Al terminar la ceremonia se invita a todo aquel que quiera a celebrar con la hermandad este día en la caseta municipal, en la que podrá pasar un rato muy agradable disfrutando de la banda de Música de Nuestra Señora del Valle, y como no, se le invitará en nombre de la Hermandad a una Copa de Vino.

Esta Solemne Función Religiosa al aire libre tiene lugar el primer domingo de Julio. Cada año aumenta el número de asistentes a dicho Acto.

En 1994 llega la hora de tomar otra decisión muy importante. Se trata de un proyecto de gran envergadura y se trata de la adquisición de un nuevo pasopara San Cristóbal Mártir. Tras haber consultado a un gran número de carpinteros y tallistas, se deposita el encargo en la persona de D. Manuel Caballero Farfan de la capital hispalense. Mucho se habló sobre este paso, ya que los costaleros pasarían de portarlo por fuera a portarlo por dentro. Este cambio no fue bien recibido por el pueblo de Burguillos, pero con el devenir de los años se ha ido convirtiendo en un elemento más del patrimonio burguillero. Cada año son más los jóvenes, la savia nueva, los que a el se acercan para pertenecer a la cuadrilla de costaleros y pasear al Santo Patrón.

A la Hermandad pertenece además la Asociación Juvenil “Vexi Flumen”, que se encarga de agrupar a todos los jóvenes de nuestra Corporación.

También contamos con un coro, que es el encargado de actuar en todos los actos de culto de la Hermandad.

HAGIOGRAFÍA.

San Cristóbal tuvo varios nombres, como Réprobo y Reclito. Era hijo de un rey cananeo. Tiro y Sidón se disputan su cuna. Tenía una estatura gigantesca, fuerza hercúlea y una agradable y apuesta figura.

Un soldado gigante no debe servir a un rey pigmeo, pensaba. Así que deja su patria y va a servir al rey mayor de la Tierra, el emperador de Roma. Cuenta la leyenda que luego Reclito se pone a las órdenes de Satán. Y deja a Satán cuando descubre que Cristo es aún más poderoso. Ya tenemos a Cristóbal soldado de Cristo. La leyenda, perpetuada en la iconografía, ha contribuido a la exaltación de sus gestas, en las que se mezclan la realidad con la fantasía. Lo que afirman claramente los bolandistas, los martirologios y el breviario mozárabe toledano es que Cristóbal fue mártir de Cristo en el reinado del emperador Decio.

Reclito ha descubierto a Cristo. Ahora quería conocerle mejor. Acude a un ermitaño para que le aconseje como avanzar en el conocimiento de Cristo. El ermitaño le aconseja rezar y ayunar, como el mejor camino. Reclito le contesta que no sabe rezar y que su corpulencia le obliga a comer mucho.

Entonces el ermitaño le indica una tarea de misericordia. “Sírvele entonces a Dios con tu fuerza y estatura. Ayuda a vadear el río a los caminantes que lo necesiten”. Reclito le obedece. Y empieza a servir a su Señor cargando sobre sus hombros a los que no podían pasar el río.

Un día Reclito vio a un niño a la orilla del río. Le pidió que lo pasase.

Reclito lo tomó sobre sus hombros como un juego. Pero una vez en el agua era tal su peso que se hubiera hundido, si el niño no le diera la mano, como un día Jesús a Pedro. A duras penas pudo llegar a la orilla.

¿Quien eres, niño, que me pesabas tanto que parecía que transportaba el mundo entero? Tienes razón, le dijo el Niño. Peso más que el mundo entero, pues soy el creador del mundo. Yo soy Cristo. Me buscabas y me has encontrado. Desde ahora te llamarás Cristóforo, Cristóbal, el portador de Cristo. A cualquier que ayudes a pasar el río, me ayudas a mi.

Cristóbal fue bautizado en Antioquía. Se dirigió sin demora a predicar a Licia y a Samos. Allí fue encarcelado por el rey Dagon, que estaba a las órdenes del emperador Decio. Resistió a los halagos de Dagon para que se retractara. Dagon le envió dos cortesanas, Niceta y Aquila, para seducirlo. Pero fueron ganadas pro Cristóbal y murieron mártires.

Después de varios intentos de tortura, ordenó degollarlo. Según Gualterio de Espira, la Nación Diria y el mismo Dagon se convirtieron a Cristo.

San Cristóbal es un santo muy popular y, poetas modernos como García Lorca y Antonio Machado lo han cantado con inspiradas estrofas. Su efigie, siempre colosal y gigantesca decora muchísimas catedrales como la de Toledo y Sevilla y, nos inspira a todos protección y confianza.

LA IMAGEN DE SAN CRISTÓBAL MÁRTIR.

Pocos datos son los existentes sobre la imagen de nuestro Titular.

Según diversos licenciados en Bellas Artes e imagineros, la fecha de realización puede oscilar entre finales del siglo XVII y principios del XVIII. Es una escultura en madera policromada completamente de talla, incluidos los ropajes. Su Altura es de 1’75 centímetros. La imagen de San Cristóbal Mártir además de su incalculable valor artístico, tiene la peculiaridad que de este estilo sólo existen dos en todo el mundo. Esto se debe a que todas las imágenes portan al Niño de Dios con la mano izquierda y la palmera con la diestra y, nuestra imagen, al igual que otro existente en la ciudad italiana de Génova, lo hace de la forma contraría.

FUENTES.

Archivo de Protocolos de Sevilla.

Archivo propiedad de la Hermandad de San Cristóbal Mártir.

El Santo de cada día (Justo y Rafael María López-melus).